Despidiendo el 2019.

Se acabó el año, se acabó la década, se fue en un suspiro, kind of, este año estuvo lleno de bendiciones, momentos de felicidad con la gente que amo, mi esposo, mi familia, mis amigos, viajecitos lindos, ricos cafés, conciertos increíbles y también pruebas muy difíciles, situaciones que en algún momento pensé que no sería capaz de superar, pero ¿acaso no se trata de eso la vida? siempre hay algo que resolver, siempre hay un desafío que vencer, una luz al final del camino que quieres alcanzar, y todo de alguna manera se termina resolviendo, ya sea satisfactoriamente o no, pero se termina resolviendo, nada es para siempre y este año no fue la excepción a esa regla.

En septiembre del 2018 me sometí a otra cirugía, la más pesada que he pasado, de la cual hasta la fecha me sigo recuperando, dos meses después, en noviembre del 2018 inicié un nuevo tratamiento que me tomaría un año completar, me robaba una semana de cada mes, una semana de sentirme mal y quedarme en casa sin poder hacer absolutamente nada, de alguna manera me quedaban sólo tres semanas al mes para hacer mi vida normal y eso acortaba mis meses, pero la espera de que ese año de tratamiento concluyera a la vez lo hacía parecer eterno.

Además de los efectos físicos que esto me ocasionaba comencé a batallar con problemas de ansiedad y a sentirme intranquila la mayoría del tiempo, maybe la crisis de los 30, no lo sé, mi mente estaba a mil por hora día y noche y no fue nada fácil dominar mis propios pensamientos, por lo que he visto no soy la única,  hay muchísima gente lidiando con este tipo de cosas, claro que cada cabeza es un mundo y se nos manifiesta de distintas maneras a cada uno, en mi caso la oración y constante refugio en Dios devolvió la tranquilidad a mi mente, claro, de repente me estreso como lo hacemos todos, pero el constante recordatorio de que Dios está conmigo y no hay nada que se le escape a su plan disipó toda esa ansiedad que me estaba atacando.

A pesar de todo fue un año lleno de cosas lindas, y cuando por fin pasaban esos días en los que me sentía mal disfrutaba todo al máximo, ¡sobre todo la comida! es curioso pero no deberíamos valorar todo lo grandioso de la vida hasta que ya no lo podemos hacer, el simple hecho de saber que todos moriremos eventualmente, que lo único seguro es que nuestro paso por este mundo es finito debería empujarnos a ser más amables unos con otros, a crear un mundo y una realidad más agradable, a dejar de lado tanta negatividad, odio, envidias y todas esas cosas feas que no sirven para nada.

Me di cuenta de que la ansiedad se alimentaba de mi constante análisis inútil de todas las cosas que podrían salir mal, cosas que ni estaban sucediendo, comencé a enfocarme en cosas negativas, sin querer, claro, porque uno siempre sabe que lo que debe hacer es ver lo positivo en todo momento, pero no siempre lo aplicamos, yo nunca había pasado por algo así en mi vida, nunca había tenido la necesidad de detener mi mente y forzarla a dejar de lado las cosas que me preocupaban, eso se me daba de forma natural, pero esta vez tuve que hacerme de verdad consciente de las cosas maravillosas que estaban a mi alrededor para no dejarme contaminar por suposiciones y miedos infundados.

La vida es hermosa, está llena de grandes bendiciones, de pequeños detalles, momentos que van conformando un todo que tú tienes la capacidad de moldear, enfócate en lo verdaderamente importante, lo que sí vale la pena, pon tu atención en lo bueno y crea tu propia realidad, disfruta a tu familia, a tus amigos, una cobija calientita en un día frío, un lindo atardecer, la vida es eso, no te compliques, si necesitas tomarte un tiempo para poner tus pensamientos en orden hazlo, es lo más normal del mundo, respira, medita y entrena tu mente a buscar lo bueno en cada situación, pero no vivas persiguiendo la perfección absoluta, la vida es imperfecta, las personas lo somos también, hay miles de cosas que no podemos controlar pero a pesar de eso, lo que sí podemos controlar es lo mucho que nos afecta, nuestra actitud ante cada situación, siempre puedes elegir, elige sabiamente, elige que te importe un carajo, elige ser feliz 🙂

Te deseo lo mejor en estas festividades y que este nuevo año venga cargado de felicidad y muuuucha paz mental.

Holidays! www.weareinfinite.blog
Happy holidays!♥

Happy new year everyone! ♥

FIRMA-V

 

 

 

 

 

 


2 respuestas a “Despidiendo el 2019.

Responder a De Cabeza Por El Mundo Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s