Mis días actuales

Una mañana fresca, nublada, como las que mi padre amaba, ese amor que yo heredé, como muchas otras cosas más que pasaron de su existencia a la mía irremediablemente.
Esos «estás igualita a tu papá» no podían ser en vano, ¿cierto?
Una mañana atareada, llena de cosas de adulta, de señora casada que trabaja desde casa, gracias a que el mundo se volvió un tanto más loco y ha sido un giro tan inexplicablemente afortunado, un cachorro y una casa acogedora.

Happiness.


Y a pesar de que las horas se disuelven tan fácil las atesoro como nunca.
Porque la vida ya ha sido lo bastante extraña, porque de repente recuerdo esos momentos que han marcado mi corazón y aún me hacen llorar, esos momentos que comienzo a pensar no voy a superar jamás, pero de alguna manera me sacuden y me hacen apreciar estos días en los que siento que he alcanzado la cima de la felicidad, estos días actuales que transcurren de repente tan rápido, de repente tan lento, estos días en los que una caminata en el parque me devuelve la paz, estos días en los que soy dueña de mis minutos, en los que me sirvo una copa de vino y mi soundtrack es este hombre que amo más que nada tocando el piano tan en su mundo, tan inmerso en ese talento que ni se da cuenta de que me transporta a otro espacio, mis días que transcurren con las cosas más triviales pero tan invaluables, mis días, mis instantes que se vuelven un todo que no cambiaría por nada.


Happiness.


2 respuestas a “Mis días actuales

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s